Volver a Noticias

El Centro Internacional de Convenciones Ágora de Bogotá apuesta por SELLEX

19.04.2018

Categorías: Espacios Públicos, Producto

Centro Internacional de Convenciones Ágora

 

El Centro Internacional de Convenciones Ágora, que se inauguró el pasado mes de enero en Bogotá (Colombia), ha confiado en SELLEX para equipar varias de sus zonas. En concreto, los productos elegidos por el que está considerado uno de los centros de eventos más avanzados e innovadores de Latinoamérica, han sido dos diseños de Lievore Altherr Molina (Butaca SLAM y Banco AERO) y uno de Carlos Tiscar (Mesa FAST).

En total se han colocado 700 mesas FAST que han ido a parar a diferentes aulas y salas del centro, así como a algunos de sus espacios abiertos.

Por su parte, las Butacas SLAM se han distribuido entre las diferentes zonas de espera y de descanso del centro cultural. La elección del modelo SLAM Lounge ha sido muy acertada, ya que en este tipo de zonas destinadas al relax encaja muy bien una butaca de diseño. Para las paradas menos prolongadas, se ha elegido el Banco AERO en su versión sin respaldo, del cual se han instalado varios ejemplares en los pasillos del edificio.

 Mesa FAST en el Centro Internacional de Convenciones Ágora
Mesa FAST en el Centro Internacional de Convenciones Ágora.

 

Un "edificio imaginativo"

Ágora es una propuesta creada por el despacho de arquitectos español Estudio Herreros y el bogotano Bermúdez Arquitectos y sólo sus cifras dan idea de la magnitud de la obra: se han invertido 360.000 millones de pesos colombianos, se han excavado más de 134.000 metros cúbicos de tierra y para su construcción se han empleado cerca de 60.000 metros cúbicos de cemento y más de 4.000 toneladas de acero.

El resultado final es un edificio de casi 65.000 metros cuadrados, capaz de albergar un total de 6.000 personas.

Llama la atención su fachada exterior, compuesta por 16.470 metros cuadrados de vidrio. Es sin duda la pieza clave de este conjunto arquitectónico, que está concebido como una ciudad. El vestíbulo simula una plaza mayor rodeada por diferentes salas de reunión que bien podrían ser las manzanas del centro histórico.

El proyecto, que empezó a materializarse en 2014, ha recibido importantes reconocimientos por ser  un "edificio imaginativo que responde a las tendencias modernas de la arquitectura". Así lo describen en el web site del propio centro, y no podemos estar más de acuerdo con la descripción.