Hotel Monverde, toda una experiencia turística en torno al vino

22.02.2021

 

El Hotel Monverde en la localidad portuguesa de Amarante es fruto de un ambicioso proyecto de remodelación y ampliación de lo que hasta ahora había sido una simple bodega en los viñedos de la Quinta da Lixa, que necesitaba ser reformada.

El proyecto quería ir mucho más allá de ofrecer alojamiento de lujo y catering, quería convertirse en una experiencia única para sus visitantes que tuviera al vino como protagonista y lo ha conseguido. De ahí su nombre, Monverde Wine Experience.

Este impresionante trabajo ha estado orquestado por el arquitecto Fernando Castro Coelho, de FCC Arquitectura y por el diseñador de interior Paulo Lobo. Juntos han sabido reformar y ampliar la infraestructura manteniendo a la perfección el legado arquitectónico y cultural del entorno, consiguiendo que lo contemporáneo y lo rural convivan.

El complejo se sitúa en una extensión de 30 hectáreas junto a la Ribera del Duero que se fusiona completamente con la madera y la piedra del entorno y con los tonos de los viñedos. Incluye alojamiento (30 habitaciones) y servicios de catering, visitas a bodegas, spa, piscinas cubiertas y al aire libre, salas de cata de vinos e instalaciones para eventos y conferencias.

Una mesa para catar vino

Es precisamente para estas últimas estancias (las destinadas a las catas de vino y otros eventos y conferencias) para las que el hotel rural ha contado con SELLEX. De esta forma, las salas polivalentes del Monverde han sido equipadas con la Mesa FAST, en diferentes acabados, formas y tamaños.

Las salas polivalentes del Hotel Monverde han sido equipadas con la Mesa FAST
La Mesa FAST en las salas polivalentes del Hotel Monverde

 

Este diseño de Carlos Tíscar es la mejor opción para este tipo de espacios multiusos, por ser desmontable y apilable. La Mesa FAST permite la utilización de un único armazón con encimeras de diferentes formas y dimensiones, además de la unión entre las mismas, lo que facilita la optimización del espacio. Así mismo, puede incorporarse un carro como accesorio que permite transportar fácilmente todas las piezas.

En esta ocasión, el color elegido para las mesas ha sido el marrón, en consonancia con la tonalidad predominante del entorno.

Contacto